BLOG | Tratamientos Estéticos

Ultracavitación: ¿ayuda a eliminar la grasa y la celulitis?

18/04/17 |0

La ultracavitación, conocida popularmente como liposucción sin cirugía, es un método no invasivo para modelar el cuerpo y mantenerlo con una excelente estética. Esta técnica ofrece grandes resultados, ya que es muy recomendado como tratamiento para la celulitis y para reducir el volumen corporal combatiendo las grasas localizadas que no son sencillas de eliminar ni con dietas, ni ejercicios, ni con otro tipo de tratamientos tradicionales.
Si bien, numerosas personas optan por una liposucción, con el surgimiento de la cavitación aparece una nueva alternativa altamente eficaz y sin la necesidad de someterse a una cirugía. Esto es conseguido gracias a la tecnología de ultrasonidos de nueva generación y alta potencia, combinado con radiofrecuencia para tratar selectivamente las células grasas provocando su rotura sin causar algún daño a los tejidos de alrededor.

 

¿De qué se trata exactamente la ultracavitación y a quién se le puede realizar?

 

La ultracavitación es una técnica que ayuda considerablemente a eliminar la grasa y reducir la celulitis. Es un proceso que no provoca dolor y tiene muy pocos riesgos; sin embargo, es indispensable que se realice en una clínica experimentada para evitar cualquier tipo de inconveniente y obtener los resultados deseados.
Las sesiones requeridas dependerán de cada persona, pero generalmente, se necesitan 6 como mínimo y 12 como máximo, las cuales suelen durar aproximadamente 20 minutos cada una. Aunque existan varios casos en los que pueden observarse un gran efecto luego de la primera sesión, es importante que se realicen al menos 6 para obtener los resultados esperados. Esto se debe a que la eliminación de la grasa se realiza a nivel celular, lo que hace que el paciente se deshaga de la misma a través de la orina y del sistema linfático durante algunas horas luego del tratamiento.
Con esta técnica se puede conseguir que las células grasas no se reproduzcan, lo que lleva a lograr un efecto permanente. Además, se puede aplicar en casi cualquier parte del cuerpo, aunque lo más común es que se realice en los muslos, el abdomen y los brazos.
Gracias a que se trata de un método indoloro y sin tantos riesgos, casi cualquier persona puede realizarse la ultracavitación; sin embargo, no pueden someterse a este procedimiento las embarazadas, ya que podría ser perjudicial para el feto, los pacientes de epilepsia, quienes tengan un marcapasos, las personas que estén sufriendo un proceso infeccioso o quienes tengan alguna prótesis en el lugar que desean realizarse la cavitación, debido a que podría ponerse en riesgo la salud. Tampoco es aconsejable para quienes sufren de hipertensión severa, diabetes, colesterol, insuficiencia cardíaca o circulatoria ni para los niños y adolescentes.

Beneficios y resultados de la ultracavitación

 

Además de ser un tratamiento de muy fácil aplicación, la ultracavitación no es invasiva, conlleva pocos riesgos y existen numerosos beneficios, por lo que cada vez más hombres y mujeres deciden someterse a éste método para eliminar la grasa acumulada. Entre ellos, se destaca que este método reduce hasta un 80% la celulitis, corrige el aspecto de quienes tienen la piel de naranja y reafirma el tejido mejorando notablemente la apariencia de la dermis.

 
Asimismo, la cavitación elimina de forma permanente la grasa localizada en la zona corporal que dedica el paciente, se pueden ver buenos resultados desde la primera sesión sin pasar por el quirófano y sin sentir ningún tipo de dolor. Por otra parte, este método tampoco lleva grandes riesgos y los efectos secundarios son casi nulos.

 
Si bien los resultados de la ultracavitación dependerán de cada persona, ya que todos somos diferentes, en la mayoría de los casos se obtienen resultados altamente satisfactorios desde la primera sesión. Desde un inicio, el método le otorga una gran firmeza a la piel y una reducción de volumen en la zona que será cada vez más visibles con el avance del tratamiento.

 
Para aumentar la satisfacción y la efectividad de los resultados, es importante que se acompañe a la cavitación con ejercicio moderado, una dieta equilibrada y una buena hidratación bebiendo la cantidad adecuada de líquidos todos los días.

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora