BLOG | Cirugías Estéticas

Técnicas del Implante Capilar, técnica fuss ¿Cómo funciona?

25/04/17 |0

Se conoce como técnica FUSS al Follicular Unit Strip Surgery, también nombrado como técnica del microinjerto. En la actualidad, este procedimiento es muy solicitado en diferentes clínicas estéticas para combatir problemas capilares, ya que se trata de un trasplante de cabello que se consigue por medio de tiras de la zona donante. Luego, las mismas son injertadas para cubrir el área que se necesita tratar.

 

 

Este método de implante capilar es muy comparado a la técnica FUE, Follicular Unit Extraction, la cual consiste en extraer selectivamente los folículos pilosos de los lugares donantes para implantarlos en la zona requerida. Si bien, muchos especialistas consideran este procedimiento como más avanzado que el FUSS, es totalmente falso, ya que tiene numerosos puntos en desventaja, siendo la principal de ellas la dificultad de obtener el mismo resultado estético que con FUSS. Por este motivo, en la mayoría de los casos es más indicada la técnica FUSS.

 

¿De qué trata exactamente la técnica fuss?

 

La técnica fuss es la más tradicional y, en muchos casos, la más recomendable. Se trata de un procedimiento en el que el especialista extrae una tira de cuero cabelludo, por lo que muchos lo conocen como técnica de la tira. El cirujano realiza un corte de bisturí en la parte posterior del cuero cabelludo, generalmente. El tamaño de la tira depende del área a tratar. Pueden hallarse entre 65 y 85 folículos pilosos por centímetro cuadrado en la parte occipital.
Luego de conseguir esa parte de cabello, se extrae de la misma los folículos pilosos que, finalmente, serán injertados en el área a tratar, siendo frecuentemente la parte superior y delantera de la cabeza. Para que se obtengan excelentes resultados se tiene en cuenta que el ancho de la tira a extraer no pase el centímetro para que, de esta forma, se consiga una cicatriz más estética y menos perceptible.

 

Es necesario saber que, si el paciente decide rasurar su cabello, la cicatriz obtenida del implante capilar puede ser notoria, por lo que es importante consultar y eliminar todas las dudas con el especialista antes de realizarte la técnica fuss. Asimismo, es fundamental asistir a un centro de estética especializado para someterse al procedimiento en manos de profesionales altamente capacitados que puedan garantizar el mejor resultado.
La duración del implante capilar utilizando la técnica fuss dependerá del total de microimplantes que se realizan y los folículos que se precisan para alcanzar el efecto deseado por el paciente; sin embargo, se trata de un procedimiento que necesita varias horas para implantar los folículos pilosos, lo que puede llegar a ser aburrido para el paciente porque el mismo sólo estará anestesiado localmente. De todas formas, el paciente tendrá la libertad de hacer diferentes actividades tales como leer, dormir o escuchar música mientras se realiza el tratamiento.

¿Qué sucede luego del implante capilar?

 

Según el criterio de cada profesional y las necesidades del paciente, luego del implante capilar utilizando la técnica fuss se puede llevar un vendaje o dejar el injerto al aire libre; sin embargo, es importante que se tenga mucho cuidado con los injertos para que no se estropeen, por lo que se recomienda descansar en la casa luego de realizarse el tratamiento.
Frecuentemente, se debe evitar realizar ejercicio durante 15 días para no transpirar la cabeza, además de no realizar movimientos bruscos ni esfuerzos. A pesar de esto, el paciente podrá volver a trabajar de forma normal luego de 2 o 3 días de la intervención. Además, el especialista ofrecerá otras indicaciones como la mejor forma para dormir y de cuidar los injertos por un tiempo luego del procedimiento.
Si bien no es habitual, pueden existir ciertas complicaciones cuando se realiza el implante capilar, por ejemplo, el paciente podría sufrir de un edema frontal, el cual es posible eliminarlo efectivamente con medicamentos recetados por el especialista. En algunas ocasiones, el cirujano puede recomendar consumir antibióticos durante algunos días luego del procedimiento, mientras que otros los recetan sólo por unas horas luego de la intervención.
Algunas personas necesitan consumir analgésicos durante algún tiempo reducido después del implante capilar, ya que pueden sentirse ciertas molestias en la zona tratada, aunque esto suele ser muy poco frecuente. A partir del segundo hasta el sexto día el paciente debe lavar su cabeza de manera suave, utilizando solamente la yema de los dedos y no rascar ni frotar nunca hasta que el séptimo día sean removidos los puntos, lo que hace que se pueda mantener la higiene personal de la forma en que siempre se realizó.
Esta técnica de implante capilar no es recomendada para pacientes jóvenes, ya que su alopecia no se encuentra estabilizada, por lo que es complicado asegurar un implante capilar duradero y con excelentes resultados; sin embargo, el especialista debe revisar cada caso y aconsejar al paciente según su criterio.

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora