BLOG | Cirugías Estéticas

¿Qué se puede cambiar o corregir de la nariz mediante la rinoplastia?

07/04/17 |0

Se llama rinoplastia a un tratamiento quirúrgico estético en el que se modela la nariz para resolver diferentes alteraciones que pueden existir en esta zona del rostro y que puede inferir notablemente en la belleza del mismo. Se trata de un procedimiento muy frecuente y solicitado tanto por mujeres como por hombres de cualquier edad.

 

Este tratamiento es realizado por un cirujano plástico, el cual esculpe el cartílago y el hueso de la nariz para llegar a los resultados que el paciente desee ya que, generalmente, la rinoplastia tiene como propósito reducir el tamaño de la nariz para aportar armonía al rostro, pero esta cirugía puede realizarse también para otros fines.

 

 

¿Para quienes es aconsejable la rinoplastia?

 

La mayoría de las personas que buscan someterse a esta cirugía de nariz estética es porque desean modificar los rasgos del rostro y corregir la nariz de cualquier desperfecto que pueda llegar a tener. Por otra parte, algunos pacientes acuden con los profesionales para realizarse la rinoplastia debido a que han sufrido lesiones o tienen alguna anormalidad que les impide poder respirar correctamente.

 
Las personas más adecuadas para realizarse este tratamiento quirúrgico son quienes ya han conseguido un desarrollo facial completo, las personas que se encuentren sin ningún trastorno y estén completamente saludables, quienes no fuman y aquellos que cuentan con metas realistas para mejorar su apariencia.
Entre los rasgos más característicos, los pacientes optan por someterse a la rinoplastia para cambiar la apariencia de la nariz cuando la misma es muy grande o muy pequeña, haciendo que la estética facial se vea perjudicada por estar desproporcionada, o cuando la misma es muy ancha o su puente demasiado prominente. Por otra parte, esta cirugía estética también sirve para cambiar las fosas nasales cuando las mismas son amplias, se encuentran caídas, sobresalientes o desiguales, para enderezar la nariz cuando se encuentra torcida o el tabique desviado y para solucionar diferentes problemas respiratorios que provengan de la nariz.

 
Este tratamiento estético es cada vez más popular entre los jóvenes; sin embargo, siempre hay que tener presente la opinión del especialista para conseguir los resultados que cada paciente busca antes de someterse al procedimiento, por lo que se recomienda acudir a un centro estético especializado con profesionales altamente cualificados.

 

 

¿Cómo es el procedimiento de la rinoplastia?

 

 

Si bien la rinoplastia no es un procedimiento de alto riesgo, como todo tratamiento quirúrgico necesita ciertos cuidados que el profesional se encargará de explicar para que todo el proceso y el resultado sea perfecto.
Es probable que el médico recomiende llevar una dieta saludable, rica en proteínas y alimentos que contengan altos niveles de vitamina A y C, de esta forma es probable que la recuperación sea más rápida. Por otra parte, se debe evitar consumir suplementos nutricionales, ya que podría interferir en la correcta cicatrización de la cirugía y en el adecuado funcionamiento de la anestesia durante el procedimiento, por lo que es importante seguir las indicaciones del especialista desde antes de realizar la rinoplastia. Asimismo, se debe evitar el consumo del alcohol y el tabaco porque pueden inferir en el correcto flujo sanguíneo y tener cuidado con ciertos medicamentos que el especialista detalle.

 
Para comenzar el tratamiento, el cirujano plástico puede optar por una anestesia general o local acompañada de una neuroleptoanestesia. La rinoplastia puede tardar entre una hora y una hora y media según cada paciente y los resultados deseados por el mismo. Al finalizar, el médico especialista coloca una férula en la nariz para que el resultado sea el esperado sin que se pierda ninguna modificación realizada.

 
La rinoplastia puede realizarse de forma ambulatoria o pasando la noche internado, dependiendo de las circunstancias de cada cirugía y la opinión del especialista. Si bien, luego del tratamiento estético se puede hacer una vida casi normal, existen ciertas recomendaciones que se deben seguir para una recuperación rápida y efectiva. Entre ellas se destacan el uso de ropa con botones para evitar tener que pasarla por la cabeza, mantener la cabeza elevada incluso para descansar, intentar no estornudar ni sonarse la nariz, utilizar compresas frías en la zona y mantener la higiene en el lugar tratado según indique el cirujano.

 

Por otra parte, es importante no utilizar anteojos y evitar realizar esfuerzos físicos para disminuir el riesgo de algunos efectos secundarios.
Si bien depende de que tan bien se sigan las órdenes del especialista, pueden aparecer algunos efectos temporales tales como molestias, inflamación e irritación en la zona tratada, moretones alrededor de los ojos, hemorragias durante pocos días luego de la cirugía, sinusitis y, en algunos casos, nauseas o mareos cuando pasa el efecto de la anestesia, pero que desaparecen con el paso de las horas.

 

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora