BLOG | Cirugías Estéticas

¿Qué es Cirugía de Glúteos?

19/05/17 |0

Se conoce como gluteoplastia a una cirugía estética que tiene como finalidad principal el aumento de glúteos; sin embargo, también cuenta con el efecto de realzarlos o quitar el exceso de piel que puede existir en la zona debido a gran pérdida de peso, envejecimiento o herencia. De esta forma, se puede otorgar una excelente estética a los glúteos y mejorar la belleza general corporal.
Existen dos métodos autorizados, confiables y que ofrecen excelentes resultados para aumentar el tamaño de los glúteos. Uno de ellos es con la colocación de implantes y, el segundo, la lipotransferencia, en la cual se utiliza grasa que se extrae de otras partes del cuerpo, aunque la primera es la más recomendable.

 

¿Cómo es el procedimiento?

 

Generalmente, la cirugía de glúteos se realiza de manera ambulatoria y bajo anestesia general, pero esto llega a variar según las consideraciones del cirujano y puede durar entre dos y tres horas. Los resultados obtenidos a través de la gluteoplastia son excelentes y, habitualmente, superan las expectativas de los pacientes.
La cirugía para levantar los glúteos en la cual se transfiere grasa, los resultados pueden perderse rápidamente debido a que el 50% de la grasa transferida se absorbe durante el primer año luego del proceso quirúrgico. Este es uno de los principales motivos por el que se recomiendan los implantes de silicona, ya que su resultado, además de ser muy satisfactorio, es permanente.
Estos implantes son insertados en el cuerpo a través de incisiones pequeñas ubicadas muy próximas al coxis y se colocan dentro o debajo del músculo conocido como glúteo mayor. Muy frecuentemente, estas cicatrices se encuentran ocultas en la hendidura de las nalgas, por lo que se asegura una excelente estética corporal en varios sentidos.
Los implantes que se colocan en la operación de glúteos deben ser insertados en las nalgas superiores, ya que si son colocados en la parte inferior de las mismas pueden causar diversos daños a los nervios de la zona.
Por otra parte, es muy común que se requiera inyectar grasa adicional en la zona tratada para conseguir una forma completa y ofrecer el resultado esperado por el paciente, el cual generalmente busca que los glúteos queden redondeados. Debido al procedimiento que requiere la gluteoplastia, es muy importante dirigirse a un centro estético de confianza y que un cirujano plástico cualificado realice su trabajo.

 

 

Recuperación y cuidados

 

 

En la mayoría de los casos el paciente puede volver a su hogar a las pocas horas luego de haberse sometido al procedimiento. Durante el primer día el paciente puede sentir ciertas incomodidades, por lo que se aconseja estar acompañado la mayor cantidad de tiempo, principalmente durante la noche; y durante el día en algunas tareas tales como salir de la cama.
Luego de la gluteoplastia se necesita llevar una una faja elástica, detallada por el cirujano para proporcionar cierta comprensión en la zona tratada. A los dos o tres días se puede volver a la actividad habitual;, duchándose y moviéndose con normalidad.
Si bien el paciente puede recuperar su vida habitual pronto, el ejercicio y las actividades que requieran un gran movimiento de glúteos, como andar en bicicleta, podrán realizarse luego de la sexta semana.
Es importante que se sigan las instrucciones que ofrezca el especialista para poder contar con increíbles resultados de forma inmediata. A pesar de esto, el aspecto más natural de los glúteos podrá observarse luego de unos meses cuando los músculos del lugar se estiren lo necesario.
Se trata de un proceso muy seguro, aunque como todo método quirúrgico puede tener algunos riesgos tales como infecciones en la zona o retención de líquidos, por lo que es indispensable acudir a profesionales experimentados. Además, esta cirugía estética se encuentra contraindicada para personas que sufren de ciertas patologías crónicas, mientras que las personas con problemas de diabetes, hipertensión y cardíacos es necesario que el médico las evalúe previamente.

 

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora