BLOG | Cirugías Estéticas

¿En quienes esté indicada la Cirugía de Orejas?

13/04/17 |0

La cirugía de orejas, también llamada otoplastia, es un tratamiento estético muy sencillo con el que se puede corregir diferentes imperfecciones del aspecto de las mismas. En este procedimiento se puede modificar la forma, el tamaño o el ángulo que forman las orejas en relación con la sien.

 

Si bien cualquiera que no esté conforme con la belleza de sus orejas puede someterse a este tratamiento estético quirúrgico, en numerosos casos se busca corregir el trastorno llamado orejas en asa, es decir, cuando las mismas se encuentran con una separación muy grande de la cabeza. Como las orejas suelen crecer completamente a los 4 años de edad, esta cirugía puede realizarse a partir de dicha edad sin sufrir ninguna consecuencia si la decisión se toma cuando se llega a la adultez.

 

¿Quiénes son los candidatos más indicados para la otoplastia?

 

Cualquier persona es apta para someterse a dicha cirugía si no se encuentra a gusto con la apariencia de sus orejas, siendo importante seguir los consejos y las instrucciones de los especialistas, especialmente si se piensa realizar la otoplastia en niños. En estos casos, es probable que se recomiende estar atento a las reacciones del pequeño con respecto a sus orejas ya que, los chicos que se quejan de esta parte de su cuerpo son quienes más cooperan durante la cirugía y quienes quedarán más satisfechos con los resultados.

 
Numerosos pacientes, sin importar la edad, tienen grandes dudas a la hora de someterse a la cirugía de orejas por los resultados que se pueden obtener. Es fundamental saber que nunca se busca la perfección absoluta, sino una mejoría considerable de la estética de las mismas con un aspecto totalmente natural.
Existen diferentes técnicas para realizar este procedimiento, por lo que el cirujano plástico evaluará al paciente en una primera consulta y adaptaré el tratamiento según las necesidades del mismo; sin embargo, es importante acudir a un centro estético confiable para que el procedimiento sea llevado a cabo de la mejor forma y con resultados muy satisfactorio.

 

¿De qué trata exactamente la cirugía de orejas?

 

La cirugía de orejas se realiza de diversas maneras dependiendo de cada caso y cada paciente. Si se trata de un niño pequeño, es probable que el especialista recomiende utilizar una anestesia general para realizar la intervención; sin embargo, cuando se trata de chicos mayores o adultos la anestesia puede ser local, asociada a sedación para que el paciente se encuentre relajado durante el procedimiento.

 
La otoplastia puede durar entre 2 y 3 horas, pero si se trata de un caso complejo el tiempo puede extenderse. La técnica utilizada dependerá del criterio del cirujano y del problema a resolver, aunque frecuentemente se hace una pequeña incisión en la parte de atrás de la oreja hasta exponer el cartílago auricular para esculpirlo y darle la forma solicitada por el paciente. Los puntos pueden ser internos y, en algunos casos, es necesario extirpar parte del cartílago para obtener un efecto natural. El tratamiento se realiza en ambas orejas para lograr una simetría mejor y la cicatriz que se obtiene en las mismas queda poco visible, ya que estará ubicada en la parte posterior.

 

En la mayoría de los casos, sin importar la edad del paciente, a las pocas horas del proceso se encuentran correctamente; sin embargo, en algunas ocasiones puede ser recomendable para los niños pasar la noche en observación hasta que desaparezcan todos los efectos de la anestesia general. Cuando el tratamiento quirúrgico finaliza, se coloca una venda alrededor de la cabeza por pocos días, que luego será cambiado por uno más ligero. Puede que se sientan pequeñas molestias en las orejas durante los primeros días después de la cirugía, pero es indispensable seguir las recomendaciones e instrucciones del cirujano estético.
Por otra parte, es importante que se evite realizar actividades en las que puedan verse comprometidas las orejas y puedan llegar a doblarse. A pesar de esto, las personas adultas pueden regresar a su trabajo a los 5 días, mientras que los pequeños podrán volver a las actividades escolares a los 7 días si se evita cualquier ejercicio físico.

 
Si este tratamiento quirúrgico estético es realizado por profesionales cualificados, casi no existen riesgos ni efectos secundarios; sin embargo, como cualquier intervención, pueden haber algunos factores a tener en cuenta como la aparición de algún hematoma en la zona o una infección, aunque se trata de una cantidad de casos muy reducidos.

 

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora