BLOG | Cirugías Estéticas

¿En qué consiste la operación de párpados o blefaroplastia?

24/05/17 |0

La cirugía de párpados, conocida también con el nombre de blefaroplastia, es un tratamiento estético quirúrgico que tiene como finalidad la extracción de grasa, la piel excedente y parte de los músculos inferiores y superiores de dicha zona. Se trata de un procedimiento para corregir la caída de los párpados superiores y eliminar las bolsas que pueden encontrarse debajo de los ojos, generalmente, debido al paso de los años, pero estas características dan un aspecto más envejecido y arruinan la belleza del rostro.
A pesar de los grandes beneficios que ofrece la operación de párpados, la misma no funciona para deshacerse de las llamadas patas de gallo o de diversas arrugas, ni sirve para corregir las cejas caídas; sin embargo, este procedimiento es totalmente adaptable para realizarse junto a otros tratamientos estéticos como el lifting.

 

¿Para quienes está aconsejada la blefaroplastia?

 

 

Si bien casi cualquier persona puede someterse a una operación de párpados, los candidatos más ideales para la blefaroplastia son quienes se preocupan por su belleza y buscan cuidar la estética de su rostro. Por lo general, los que más se someten a este tratamiento quirúrgico son hombres y mujeres mayores a 35 años de edad, aunque frecuentemente, los pacientes más jóvenes son los que tienden a sufrir de bolsas debajo de los ojos por genética.
Este tratamiento estético que requiere de cirugía es aconsejable para quien dispone con un estado de salud general bueno, es realista con los resultados que desea obtener y cuenta con estabilidad emocional y psicológica. Esto se debe a que la blefaroplastia ayuda considerablemente a mejorar la apariencia y, gracias a esto, también aumentan la confianza en sí mismos.

 

Si bien consiste en una operación bastante segura, la presencia de ciertas condiciones médicas puede incrementar los riesgos del paciente al someterse a este tratamiento estético quirúrgico. Entre las patologías más destacadas se encuentran los problemas de tiroides, alta presión arterial, diabetes y alteraciones cardiovasculares. Por este motivo, resulta indispensable que se realice una consulta médica y que explique a su cirujano cualquier trastorno que se tenga.

 

¿Cómo es la cirugía de párpados?

 

 

Antes de someterse a una cirugía es necesario mantener una buena charla con tu cirujano, por lo que se recomienda acudir a un centro de estética especializado que cuente con profesionales experimentados. De esta forma, en una primera consulta, el especialista evaluará diversos puntos como la visión y el estado de salud general. Es importante que se informe al médico si se está consumiendo algún medicamento, si se es alérgico a algún fármaco o si fuma.

 

El cirujano analizará si es posible que se realice el tratamiento en los cuatro párpados y si se necesita asociar al mismo con algún otro procedimiento para obtener los resultados deseados por el paciente. Luego, el especialista le informará al paciente cómo prepararse para la cirugía y despejará cualquier duda que el mismo tenga sobre el tratamiento.
La blefaroplastia se realiza en un quirófano y, por lo general, no se necesita que el paciente quede en observación en la clínica más que unas pocas horas luego del procedimiento. Normalmente, la operación de párpados se realiza con anestesia local más sedación, aunque puede optarse por anestesia general, dependiendo del paciente y las consideraciones del cirujano.

 

La intervención puede durar entre una y tres horas o extenderse un poco más si, en el mismo momento, se realizará otro tratamiento estético para mejorar los efectos esperados. Habitualmente, las incisiones son colocadas en las líneas de los párpados superiores y debajo de las pestañas inferiores, por lo que son pocos visibles, además de que se cierran con suturas muy finas para cuidar más la estética del rostro.

Recuperación y posibles riesgos

 

 

Luego de la blefaroplastia se coloca una pomada en los ojos que se encarga de mantener lubricada correctamente la zona y, para algunas situaciones, se utiliza un vendaje suave. En algunos casos el paciente puede sentir algunas molestias durante los primeros días, que son fácilmente aliviadas con fármacos recetados por el cirujano.

 

Es posible que el especialista le ofrezca diversas recomendaciones para cuidar el tratamiento y evitar cualquier riesgo. Entre los consejos más habituales, están los de mantener la cabeza elevada durante algunos días luego de la cirugía y que se aplique compresas frías en la zona trabajada para reducir cualquier tipo de inflamación y hematoma que puede aparecer.
Es probable que se note un lagrimeo excesivo durante las primeras semanas después del tratamiento estético, aunque también puede existir una hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la visión como ver borroso o, por momentos, doble. La mayor cantidad de pacientes que se someten a la cirugía de párpados pueden comenzar a ver televisión y leer normalmente luego de 2 o 3 días. Además, se podrá retornar al trabajo luego de una semana, ya que se aconseja un reposo relativo durante los primeros 3 o 5 días y evitar cualquier esfuerzo físico excesivo durante 3 semanas.

 

Es importante seguir todas las instrucciones del cirujano debido a que, a pesar de tratarse de una operación bastante segura, existen algunos posibles riesgos. Entre ellos se encuentra la infección o sufrir diversas reacciones a la anestesia; sin embargo, se puede reducir cualquier riesgo siguiendo los consejos del especialista y sometiéndose a la blefaroplastia en un centro estético confiable.

 

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora