BLOG | Tratamientos Estéticos

¿En qué consiste el lifting facial?

09/05/17 |0

La cirugía estética que tiene como fin el rejuvenecimiento facial se le conoce como lifting. Se trata de un procedimiento quirúrgico muy habitual en la actualidad gracias a su gran eficacia en los resultados si lo que se desea es mantener una buena estética, con un rostro bello y sin rasgos de envejecimiento. Básicamente, se realiza un estiramiento en la piel para que desaparezcan las arrugas y se puede realizar en otras partes del cuerpo en el que el especialista recomiende.

 

El lifting facial cuenta con resultados increíbles, pero no son inmediatos, ya que es posible observarlos después de haber pasado 1 o 2 meses desde el tratamiento; sin embargo, son totalmente duraderos y no suelen tener mayores complicaciones que las que están relacionadas a cualquier cirugía, por lo que es importante que siempre se realice en un centro estético de confianza.

 

¿De qué trata exactamente el lifting facial?

 

 

A medida que pasan los años aparecen por el cuerpo, principalmente en rostro, arrugas visibles en la piel, las cuales pueden observarse mejor alrededor de la boca, la nariz, los ojos, el cuello y la entre cejas. Esto envejece la apariencia de cualquier persona y arruina su estética ya que, además, la dermis pierde firmeza y elasticidad, por lo que es difícil deshacerse de estos aspectos negativos si no se realiza un tratamiento quirúrgico como el lifting, también conocido como estiramiento facial.

 

Esta cirugía estira la piel y elimina lo sobrante para devolver la belleza del rostro. Lo primero que debe realizarse es un estudio preoperatorio para que el profesional valore la idoneidad de la intervención según cada paciente y detallar los pasos del tratamiento.

 

El proceso quirúrgico se realiza, generalmente, con anestesia local y sedación y, si se hace en un centro estético confiable, queda una cicatriz muy poco visible, eliminando las arrugas y ofreciendo un rostro más rejuvenecido.
El paciente se retira del quirófano con vendas y apósitos en la cabeza con las indicaciones del profesional para cuidar el tratamiento realizado, aunque es frecuente que se requiera una noche de observación, por lo que deberá quedarse hospitalizado.
Este método quirúrgico es ideal para hombres y mujeres mayores a 40 años y, preferiblemente, hasta 60 años, que quieran un rostro rejuvenecido, más tenso, con un aspecto más juvenil y la piel con más elasticidad.

 

 

 

Expectativas de los resultados

 

 

El lifting facial ofrece muy buenos resultados, por lo que la mayoría de los pacientes se encuentran totalmente satisfechos con los mismos. Si bien se pueden sentir algunas molestias por algunas horas luego del tratamiento, el especialista tomará las medidas necesarias para reducir cualquier dolencia.

 

Por otra parte, es importante que el paciente siga estrictamente las recomendaciones del cirujano, por ejemplo, que al dormir se mantenga la cabeza elevada con ayuda de 2 almohadas durante algunos días para evitar que se hinche la zona. Asimismo, debe respetar los cuidados respecto a los vendajes que se coloquen, los cuales se retiran después de algunos días.

 
Los resultados del lifting facial no suelen ser inmediatos ya que, en algunos casos, la piel puede verse hinchada, morada o pálida, pero en un máximo de 5 semanas se puede observar los excelentes resultados obtenidos con la intervención quirúrgica. Además, este gran efecto obtenido puede durar aproximadamente entre 5 y 7 años, aunque todo depende tanto de la calidad de la dermis del paciente como la edad del mismo y los cuidados que se realizan luego del tratamiento estético.

 

Posibles riesgos y complicaciones

 

 

El lifting es un tratamiento estético muy seguro, pero como todo procedimiento quirúrgico, puede tener algunos riesgos y complicaciones que no son de mucha gravedad; sin embargo, para evitar que aparezcan, siempre es recomendable acudir a profesionales destacados en clínicas estéticas de alta categoría.
Entre los riesgos más frecuentes de cualquier cirugía bajo anestesia se destacan las infecciones, la aparición de hemorragias en el área tratada, reacciones a los fármacos y, en muy pocas ocasiones, dificultades para respirar. Por otra parte, también pueden surgir hematomas subcutáneos, los que deben ser drenados por el profesional, y lesiones en algún nervio facial, por ejemplo, parálisis, aunque suele ser transitoria en muchos casos.

 

Si bien existen diferentes procedimientos que prometen ofrecer resultados similares a un lifting facial, y algunos de ellos pueden ser eficaces para algunas personas, es importante destacar que ninguno otorgará los efectos obtenidos tras este tratamiento quirúrgico. Además, el tiempo que duran los resultados del lifting son totalmente superiores a cualquier otro tratamiento, por lo que es altamente recomendado para aquellas personas que buscan cuidar su estética de por vida.

 

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora