BLOG | Tratamientos Estéticos

¿Cuáles son las principales ventajas del peeling químico?

22/02/17 |0

Para mantener una excelente estética es importante tener en cuenta que la piel del rostro es fundamental para tener un buen aspecto. El estado que mantiene la misma depende de numerosos cuidados y, algunas veces, es necesario someterse a procedimientos más exhaustivos, por ejemplo, a un peeling químico. Se trata de un proceso que consiste en la eliminación de diferentes capas de la epidermis, desechando células muertas para la renovación de la piel, haciendo que aparezcan capas nuevas con mayor calidad, con una menor cantidad de manchas y desperfectos de la cara.
Este tratamiento de belleza se realiza a través de la aplicación de un agente químico; sin embargo, en la actualidad existen diferentes tipos de peeling químico y diversas sustancias que se utilizan. Si bien este tratamiento no requiere intervención quirúrgica, es un procedimiento importante para la piel que tiene grandes beneficios, pero al mismo tiempo, algunos riesgos por lo que es indispensable realizarlo en una clínica de estética especializada, confiable y con años de experiencia.

 

Ventajas del peeling químico facial

 

Cada vez son más las personas que acuden a diferentes procesos como el peeling químico facial para mejorar notablemente la estética de su cutis. Este procedimiento cuenta con numerosas ventajas para la apariencia de la piel, entre las cuales se destaca la eliminación de diversas impurezas que puede haber en la cara. Gracias a la eliminación de las células muertas, el peeling puede deshacerse de las manchas en la cara y mejorar considerablemente los poros dilatados.
Por otra parte, el peeling químico es capaz de eliminar cualquier secuela que haya dejado el acné u otros trastornos cutáneos. Además, produce la renovación de la piel haciendo que desaparezcan pequeñas arrugas y, al mismo tiempo, favorece la elaboración de colágeno y elastina, contribuyendo a mejorar la resistencia y la elasticidad que tiene la piel.

 

 

Tipos de peeling

 

Como la exfoliación química se puede utilizar para el tratamiento de muchos trastornos de la piel, es posible escoger entre alguno de los tres tipos de peeling dependiendo de la profundidad que se necesite para resolver la alteración cutánea. Entre ellos se encuentra la exfoliación química suave o superficial, la cual está indicada para eliminar solamente la capa externa de la piel, llamada epidermis. Sirve, principalmente, para desaparecer arrugas finas, la sequedad, el acné y sus secuelas o, incluso, emparejar el tono de la piel. Como se trata de un procedimiento tan suave, puede hacerse una vez por semana hasta seis semanas consecutivas.
El peeling químico medio, es otro tipo de exfoliación química un poco más fuerte y profunda que la anterior. En este proceso, se eliminan las células de la piel y partes de la capa media de la dermis. En este tipo de peeling se pueden borrar cicatrices del acné más profundas, arrugas más marcadas y corregir el tono de la piel; sin embargo, este tratamiento sólo podrá repetirse luego de 6 o 12 meses desde la última realización para mantener los resultados.
Por último, se encuentra la exfoliación química profunda que se encarga de eliminar tanto células de la epidermis, como partes de la capa más inferior de la piel. Este procedimiento es recomendable cuando existen arrugas muy marcadas, cicatrices profundas o elementos precancerosos. Consiste en un tratamiento fuerte, que puede llegar a hacer que se pierda la pigmentación de la piel durante un tiempo, por lo que es importante cuidarse del sol el tiempo que el especialista considere conveniente.

 

Formas de realizar el peeling

 

Existen tres formas de realizar el peeling químico. Las exfoliaciones mecánicas, son una forma de abrasión mecánica, la cual se realiza con gommage, mediante una sustancia gelificada. La misma se adhiere a la piel y, cuando el producto se seca, se debe quitar realizando la función de arrastre. Una segunda manera de hacer este proceso es la microdermoabrasión con punta de diamante, que consiste en eliminar y aspirar todas las células muertas existentes.
Otra forma de realizar el peeling es la exfoliación química, y para ello se utilizan sustancias tales como fenol, ácido salicílico o tricloroacético; sin embargo, el producto utilizado dependerá de la cantidad de capas de piel que se desean eliminar. Este método se emplea principalmente en la cara, por lo que es conocido como peeling químico facial, aunque en ocasiones también puede aplicarse en el cuello y las manos.
La exfoliación por láser se utiliza para la eliminación de las células dañadas y para deshacerse de las arrugas que existen alrededor de la boca, los párpados y las arrugas de los labios. El láser de dióxido de carbono que se usa en el procedimiento actúa por desprendimiento de la piel. Existen varios tipos de láser y el especialista es el encargado de escoger el más adecuado según cada caso y el resultado que se desea obtener.

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora