BLOG | Tratamientos Estéticos

Acné: síntomas, causas y tratamiento

01/02/17 |0

Se conoce como acné a un trastorno de la piel, en el cual las glándulas sebáceas se encuentran alteradas y provocan la formación de granos, espinillas o inflamaciones rojas en cualquier parte del cuerpo. Se trata de una afección muy común que puede aparecer en personas de cualquier edad, aunque es más frecuente durante la adolescencia debido a los cambios hormonales que experimenta el cuerpo durante esa etapa.
Se estima que el 80% de la población mundial ha experimentado esta alteración inflamatoria de la piel. Este tipo de afección común es conocido como acné vulgaris, y puede dejar diferentes lesiones tales como las espinillas, diferentes tipos de manchas, puntos negros y, en algunos casos, podrían dejar cicatrices permanentes que hacen que se pierda una buena estética, por lo que es importante que se realice un tratamiento adecuado para cada caso.

 

Síntomas del acné

 

El acné puede manifestarse clínicamente con diferentes tipos de lesiones y, un paciente, puede presentar varias de ellas. Generalmente, este trastorno de la piel se presenta más en la cara, la espalda, los hombros y la región preesternal, es decir, el área entre el cuello y el pecho. Existen varios tipos de granos, entre los que se encuentran:

 

  • Puntos blancos: Los cuales son superficiales.
  • Puntos negros: Los mismos llegan a la superficie y son visibles.
  • Pápulas: Son bultos rojos que provocan dolor cuando se tocan.
  • Pústulas: Se trata de protuberancias inflamadas que contienen pus.
  • Nódulos: Tienen un tamaño grande, son duros y dolorosos.
  • Quistes: Estos pueden dejar cicatrices, debido a que son granos profundos y que generan grandes molestias.

 

Causas del acné

 

El acné se produce cuando ocurre una obstrucción de los poros de la piel debido a un exceso de sebo, una sustancia que el organismo se encarga de generar para mantener lubricada la piel y el cuero cabelludo, o por un excesivo desprendimiento de las células muertas, favoreciendo que se forme un tapón en el poro. Cuando las glándulas sebáceas se alteran y aumenta la producción de sebo, aparece el acné, lo cual puede deberse a diferentes factores tales como:

 

  • Cambios hormonales: los cuales se encuentran asociados a la pubertad, el embarazo o la menstruación.
  • La alimentación: si se mantiene una dieta rica en azúcares y diferentes productos lácteos pueden acelerar la presencia de granos y empeorar la situación cuando ya se tengan.
  • La genética: aunque poco probable, si ambos padres sufrieron de acné, es posible que el niño también lo desarrolle.
  • Otras afecciones cutáneas: la dermatitis, por ejemplo, es una patología que puede causar acné.
  • Además, existen otros factores que pueden contribuir a la aparición de los granos en la piel, por ejemplo:

 

  1. El estrés cuando no existe un equilibrio emocional.
  2. El consumo de medicamentos como corticoides.
  3. El uso de cosméticos y productos para el cabello graso que bloquean los poros de la piel.

 

 

Tratamiento para eliminar los granos

 

El tratamiento para el acné dependerá de la gravedad del mismo y de los síntomas que presenta el paciente. Cuando se trata de un trastorno leve, generalmente se realiza un procedimiento tópico en el que se utilizan exfoliantes que contengan peróxidos, ácido azelaico y retinoides.
Este trastorno cutáneo moderado también puede ser mejorado considerablemente de forma tópica con retinoides, peróxido de benzoilo y antibióticos; mientras que, si el caso es severo, se puede realizar un tratamiento sistémico para el acné, en el que se incluyan antibióticos durante varios meses consecutivos.

 

El tratamiento para el acné muy severo puede incluir dos tipos de terapia, según la consideración de los especialistas. Un procedimiento sistémico utilizando isotretinoína que se encuentra asociada a corticoides sistémicos, o un tratamiento quirúrgico. En este último caso, se les realiza a los pacientes un drenaje de los quistes o se eliminan los comedones como una opción alternativa.
Por otra parte, si el acné dejó marcas importantes en la piel, existen diferentes opciones que pueden ayudarte a recuperar la estética de tu cuerpo. Para eliminar las cicatrices acneicas y volver a tener la piel bella, el especialista puede recomendarte tratamientos tales como las exfoliaciones químicas, una cirugía láser de rejuvenecimiento cutáneo, una ritidectomía o realizarte un aumento de los tejidos blandos. Asimismo, la dermoabrasión y la microdermoabrasión también son buenas alternativas para recuperar la estética de tu piel.

 

¿Cómo prevenir el acné?

 

Como sucede con casi cualquier afección cutánea, es importante visitar a un especialista para que el mismo te otorgue una rutina diaria con los elementos adecuados para mejorar tu piel; sin embargo, existen algunas medidas que pueden evitar la aparición del acné o impedir que esta condición empeore con el tiempo.

Para esto, debes utilizar agua tibia para limpiar tu cara de manera frecuente, principalmente luego de hacer ejercicio, ya que el sudor puede bloquear los poros de tu piel. Además, utiliza un limpiador que sea apropiado para ti dos veces al día, evitando cremas y productos que sean comedogénicos. Si eres mujer, escoge un maquillaje adecuado y quítalo de tu rostro todas las noches con un desmaquillante libre de grasa. Por último, se recomienda que no exprimas los granos o las espinillas, ya que esto puede empeorar notablemente la condición, por lo que debes dejar que sanen de manera natural.

 

Sobre el autor

Dra. Mónica Milito

Médica especialista en Cirugía Plastica, Estética y Reparadora